El milagro literario de JK Rowling

jk rowlingJK Rowling, o mejor dicho Joanne Rowling nació el 31 de julio de 1965 en Bristol, y creció en Gales. La joven Joanne creció rodeada de libros y esto le ayudó a tener una ferviente imaginación que más tarde la catapultaría al éxito. Una de las escritoras de narrativa juvenil más influyentes de la época. Capaz de conseguir que millones de jóvenes (y adultos) se hicieran adictos a la lectura. A través de las aventuras del joven mago Harry Potter.

La influencia de JK Rowling

Si definimos la influencia como la capacidad de alguien para “maniobrar” en los pensamientos y objetivos de las personas JK Rowling es una persona influyente. No solo por conseguir que toda una generación caiga rendida a sus pies gracias a su serie de novelas. Si no por lo que ha sabido transmitir a través de ellas.

Gracias a sus libros de “Harry Potter”, millones de jóvenes lectores han sido entrenados en habilidades sociales y emocionales.

Sin contar la Biblia, Harry Potter ha llegado a más gente que cualquier otra serie de libros de la historia. Y todo esto sin contar con todo lo que vino después, las películas, el merchandising, etc. Se han vendido en todo el mundo alrededor de 450 millones de copias. Seguida solo por “El Señor de los Anillos” que ha vendido 150 millones de libros.

Entrenamiento de la empatía leyendo Harry Potter

Pero Rowling no es sólo la más influyente porque escribe libros magníficamente escritos. Es algo más. Es cómo sus libros afectan a los jóvenes, tanto en el momento como en la vida. Afectándoles cuando son más jóvenes e impresionables, inspirándolos a leer, abriedo la puerta a su imaginación que ya comienza ha quedarse dormida.

Algunos adultos ciertamente leen novelas como una forma de escape, pero las grandes novelas te absorben. La ciencia lo respalda. La investigación psicológica sugiere que, al entrar en la mente de un personaje principal, la lectura nos hace más empáticos. Consideramos puntos de vista alternativos y vemos la justificación detrás de opciones que nunca podremos enfrentar de primera mano.

Las historias pueden tener lugar en mundos fantásticos, pero sus temas relacionados hacen que los niños piensen positivamente sobre el mundo actual en el que habitan.

En la imagen Jk Rowling